Preguntas relacionadas con los ahorros para la universidad según la edad de tu hijo

Habla pronto, y a menudo, sobre las formas de obtener la mejor educación con la menor deuda universitaria.

Del: Equipo de Family Money

06.01.2022

Lectura de 4 minutos

Nunca es demasiado pronto para hablar de la universidad con tus hijos.

Puntos clave

  • ¿Tienes un hijo aspirante a estrella de rock o a atleta en casa? Profundiza un poco más con tus preguntas.
  • Ahorrar ahora para la universidad con el fin de reducir los montos que el estudiante necesita pedir prestado más adelante ayuda a reducir los costos de la matrícula a lo largo del tiempo.
  • Tener un estilo de vida holgado, sea cual sea su definición, suele requerir educación, disciplina, planificación y hacer concesiones.
  • Hay muchas maneras de costear los estudios: becas, subvenciones, trabajar y estudiar, y préstamos, así como vivir en casa mientras se asiste a la universidad comunitaria antes de asistir a la escuela de sus sueños.

Después de ver muchos programas de televisión sobre crímenes reales cuando era niña, a los 6 años Heather ya había decidido ser abogada penalista. A los 16 años, tenía decidido asistir a una universidad de la Ivy League. Sin embargo, no pensó mucho en lo que podría costar.

Su madre, Maria, explicó: "Ahorré $120,000 en un fondo de educación estatal 529. Con $120,000 podría cubrir una universidad pública dentro del estado (Nueva York) durante los cuatro años más un año de derecho, o una universidad pública fuera del estado, pero sin la facultad de derecho". Si Heather optara por una institución privada, sus ahorros cubrirían menos de tres años de universidad.

Hablaron con antelación y con frecuencia sobre la forma en que Heather podía obtener la mejor educación con la menor deuda universitaria. Heather se esforzó por mantener sus notas altas y obtener becas de estudios. Quiso ingresar en una serie de universidades públicas y privadas dentro y fuera del estado. Varias ofrecieron becas, pero optó por ir a una universidad del estado con un programa de derecho penal de primera categoría que no ofrecía becas.

Unas prácticas de un año en la Asamblea Estatal de Nueva York y otras prácticas de verano ayudaron a Heather a obtener becas para estudiar derecho. Terminó con préstamos escolares de $100,000. Hoy en día, le encanta su trabajo como asistente del fiscal del Estado, pero después de reflexionar dice que habría sido mejor para su economía asistir a una facultad de derecho menos costosa. Sin embargo, si Heather hubiera asistido a la universidad de la Ivy League de sus sueños, con una matrícula y tarifas promedio que superan los $75,000 al año durante 2021-22 años, probablemente debería mucho más.

Entonces, ¿cuándo es un buen momento para comenzar a hablar con los niños sobre los ahorros para la universidad? Temprano. A menudo. Aunque Maria hizo bien en explicar las opciones a su hija, los padres y los familiares pueden comenzar a hablar cuando los niños son pequeños sobre el valor de los estudios, no solo el costo.

¿Estás listo para comenzar? Aquí tienes algunas conversaciones que puedes iniciar con tus hijos dependiendo de la edad que tengan:

8 años: ¿Cuáles crees que son tus puntos fuertes y tus talentos? Una pregunta más común es "¿Qué quieres ser cuando seas grande?". Pero eso puede llevarlos a trabajos muy competitivos (como bailarina, jugador de béisbol o estrella de rock) que pocas personas pueden alcanzar. Es importante no truncar sus sueños, sino darles opciones. Comienza por identificar en qué son buenos y cómo podrían explotar sus virtudes en futuros trabajos. Guía a tu hijo para que explore trabajos que puedan ayudar a resolver problemas en el mundo o en un campo por el cual se sienta atraído. Luego propone ideas sobre lo que podría suponer trabajar en ese campo. ¿Qué tipo de educación necesitaría? ¿Qué tipo de puestos podrían darle sus estudios?

9 años: Abramos una cuenta Family Money. A medida que aumenta el apetito de tus hijos por los juegos, la ropa, los deportes o un equipo de música, es el momento de que comiencen a ahorrar para lo que más desean. Usar la función Vault de Family Money puede ser un ejemplo de ahorrar y divertirse al mismo tiempo. Comparte tus experiencias de ahorro para artículos que has deseado, como vacaciones, tu primera computadora o teléfono móvil, y pagos iniciales para un auto o una casa.

12 años: ¿Qué tipo de estilo de vida quieres para ti? A esta edad, los adolescentes comienzan a tomar más decisiones sobre lo que quieren para sí mismos, como de quién quieren ser amigos y qué quieren hacer después de la escuela. Aunque pueda parecer que se están distanciando de sus padres, sigue siendo un momento importante para ayudar a tu hijo adolescente a tomar decisiones sensatas mientras que lo animas a tomar sus propias decisiones.

14 años: ¿En qué tipo de becas puedes comenzar a pensar? En la secundaria, las notas son lo más importante para entrar a buenas universidades y conseguir becas. Dile a tu hijo que, si trabaja duro durante los próximos años, puede obtener "dinero gratis", es decir, una ayuda para la matrícula que no tendrá que devolver. Realizar actividades extracurriculares en las que destaque (deportes, la banda escolar, el club de ciencias, voluntariado comunitario), puede abrirle las puertas a otras becas que no dependen únicamente de las notas. Motiva a tus hijos adolescentes a que comiencen a explorar estas opciones y a que hablen sobre los tipos de becas a los que podrían optar para ayudar a pagar la universidad, como una beca para familias con bajos ingresos.

16 años: ¿Sabes dónde quieres ir a la universidad? Hay muchos factores que hay que tener en cuenta: si es una institución pública o privada, la calidad del programa deseado, y el monto que puede requerir cada opción. Ve el informe 2020 Trends in College Pricing and Student Aid de College Board. Aunque sus opciones parezcan inalcanzables, hay muchas formas de acceder a una institución de primera categoría, privada o pública. Si la universidad de sus sueños no lo acepta o no le ofrece mucha ayuda económica, tu hijo puede asistir a un instituto de enseñanza superior durante uno o dos años y luego intentar cambiarse a su universidad preferida. O los estudiantes pueden aplazar la aceptación y trabajar durante un año o más después de la escuela secundaria. Si siguen viviendo en casa, pueden ahorrar un monto importante para reducir lo que podrían necesitar de un préstamo.

Pregunta a tus hijos qué opciones prefieren y por qué. Este es el momento de revelar cuánto han estado ahorrando para la matrícula universitaria, a cuánto podrían optar en las distintas formas de ayuda financiera (becas, subvenciones, préstamos y trabajar y estudiar), y qué compensaciones podrían considerar. Como señala Maria, la madre de Heather, "si el niño siente que está informado y tiene un papel en la decisión de su futuro educativo, es más probable que trabaje duro y use el dinero de forma inteligente".

Muchos padres son reacios a hablar con franqueza de las finanzas familiares. Pero cuando se trata de ahorrar para la universidad, preparar a tu hijo con ese conocimiento puede ayudarlo a tomar decisiones informadas y sensatas que afectarán a su futuro financiero y profesional.

Ayuda a tus hijos a comenzar a ahorrar para la universidad hoy mismo y prueba Family Money por nuestra cuenta durante 30 días.*

*Términos de la prueba y renovación automática

Qué leer a continuación...

Ve todos los artículos 
Ve todos los artículos