Enséñales a tus hijos el ABC financiero

Aquí tienes algunas sugerencias para comenzar.

Del: Equipo de Family Money

07.29.2021

La educación financiera es una parte crucial de la educación de tus hijos. Les ayuda a ser más autosuficientes y, con el paso del tiempo, aumenta sus posibilidades de tener conocimientos financieros.

Puntos clave

  • La comunicación con los niños es importante
  • Ayuda a los niños a perseguir objetivos específicos
  • Anima a tus hijos a pensar antes de comprar
  • Ayúdales a convertir los errores en oportunidades de aprendizaje

1. Cumple y promete

Explica a tus hijos por qué tomas algunas de tus decisiones financieras. ¿Por qué compras marcas genéricas, tomas el autobús para ir al trabajo, o pagas tus facturas a tiempo? Si es posible, habla con tus hijos regularmente. Es posible que sentar a tus hijos para que reciban una lección de finanzas 101 no sea la mejor opción. En lugar de eso, trata de pasar tiempo con tus hijos para hablarles de cuestiones financieras durante los paseos en bicicleta en familia o mientras conduces. ¡Tienes un público cautivo! Una buena manera de que tus hijos desarrollen habilidades financieras básicas es que sigan tu ejemplo.

2. Dales un lugar para ahorrar

Una forma de iniciar a tus hijos en el camino de la educación financiera es presentarles Family Money. Descarga la aplicación y observa cómo tus hijos aprenden los pasos básicos para hacerse cargo de su futuro financiero. Con Family Money, pueden ahorrar, gastar y aprender a administrar su dinero. Puedes ver sus hábitos de gasto directamente en la aplicación.

3. Piensa en darles tareas a los niños

Las tareas son una buena forma de ganar dinero. Anímalos a seguir el plan 50/30/20. Los niños pueden reservar un 50% de su asignación para gastar, un 30% para ahorrar y un 20% para reservar para los cumpleaños o las celebraciones familiares.

4. Anota los objetivos

A veces, los objetivos pueden parecer más fáciles de alcanzar si están escritos. Habla con tus hijos para identificar los objetivos y los pasos que deben seguir para hacerlos realidad. Por ejemplo, si quieren un teléfono nuevo, el objetivo puede ser ahorrar $200. Luego, escribe los pasos necesarios para alcanzar ese monto. Qué haría falta para que ese objetivo se hiciera realidad antes: tareas extra, dinero de cumpleaños, etc.

5. Ahorra antes de gastar

Una vez que los niños completen sus tareas y reciban el dinero, el siguiente paso puede ser quedarse con algunos de esos dólares. Una buena regla general es que el ahorro es lo primero, porque el dinero solo se puede gastar una vez. Una vez que se gastó, se gastó.

6. Adapta las asignaciones

Considera la posibilidad de adaptar los fondos de la asignación para que alcancen sus objetivos. Tal vez negocies con tus hijos que si completan sus tareas y sacan un sobresaliente en un examen de matemáticas, mamá o papá podrán adaptarán la asignación. Esto les da a los niños la oportunidad de perfeccionar sus habilidades matemáticas básicas mientras ahorran dinero. Esas habilidades serán muy útiles cuando los niños lleguen a la edad adulta.

7. Sé un comprador inteligente

Dedica algo de tiempo a buscar y descargar cupones online con tus hijos para los artículos habituales que compras cada semana. Haz que sumen los ahorros. Esto enseña a los niños a ser ahorradores y a hacer durar el dinero y a comparar precios. Cuando quieran comprar un juguete o una golosina, haz que comparen los precios en Internet para encontrar la mejor oferta.

8. Enséñales a esperar antes de comprar

Cuando tus hijos quieran comprar un juguete nuevo, unas zapatillas de diseño o un juego, incentívalos para que esperen un par de semanas. Si retrasas la recompensa, podrían cambiar de opinión sobre la compra. También es una buena idea para los adultos. Evitar hacer compras improvisadas puede ayudar a todos a atenerse a un presupuesto y a valorar realmente las decisiones que toma la familia.

9. Haz un seguimiento de los hábitos de gasto

A veces, los padres sienten que se les pide dinero constantemente. Te puede parecer fácil repartir dinero en efectivo, ¿pero qué les estás enseñando a tus hijos? Family Money permite a los padres depositar dinero directamente a través de la aplicación y asignar fondos a la billetera o a la tarjeta. A partir de ahí, los niños pueden gastar o ahorrar y los padres pueden hacer un seguimiento de las compras. Al examinar los hábitos de gasto junto con tus hijos, pueden darse cuenta de que están gastando cientos de dólares al mes en videojuegos online. O que sus cafés diarios cuestan más de lo que pensaban. El seguimiento de las compras puede ayudar a determinar a qué se destina el dinero y a identificar las áreas en las que se podría ahorrar.

10. Convierte los errores en oportunidades de aprendizaje

Nadie es perfecto y todo el mundo comete errores financieros. Cuando tus hijos gasten demasiado, hablen de lo sucedido y transfórmenlo en una oportunidad de aprendizaje. ¿Podrían haber esperado una semana más para hacer esa compra, tal vez pedir más tareas o ayudar a mamá o papá a organizar el garaje? ¿Quizá un vecino les ofreció unos dólares para desmalezar un cantero o cortar el césped? ¿Cuando se les ofrece trabajo suelen rechazarlo? Intenta integrar las lecciones financieras en la vida cotidiana. Si entienden los errores, pueden convertir un posible poblema en algo positivo para toda la familia.

Qué leer a continuación...

Ve todos los artículos 
Ve todos los artículos